Desde muy pequeñas, a las chicas se les dice que deben crecer como princesas, comportarse como una y que a futuro necesitarán de un hombre, o de un príncipe azul caballeroso para que puedan tener una vida y una familia feliz. Ya por allí vamos mal si se le inculca a las niñas que jamás serán felices sin un hombre.

Otra creencia absurda es la idea de que una mujer necesita de un hombre para que su vida sea más fácil. Tal como si ellas mismas no fueran capaces de vivir la vida que desean de forma tranquila. Pero sí, esas son las creencias sociales que han existido por mucho tiempo, que hacen creer a las mujeres que no son capaces de hacer grandes cosas si no tienen a un hombre al lado.

Mujeres, es importante que sepan, que entiendan, que no necesitan de nadie para ser felices y exitosas.

La creencia más firme que siempre deben tener presente es confiar en sí mismas. Claro que son capaces de lograr lo que desean, claro que son capaces de ser felices por sí mismas; no necesitan depender emocionalmente ni financieramente de un hombre.

Seguro sabes de casos de madres solteras que se las arreglan muy bien sin un hombre a su lado. Que son dignas de admiración y ejemplo a seguir. Seguro sabes de alguna mujer soltera con su propio negocio o empresa y hasta mujeres que han batallado en una guerra.

Es vital que toda mujer comprenda que no necesita de un hombre, pero si quieren tener uno, pues claro que lo pueden tener; solo que estos no crean que llegarán a sus vidas a resolverlas como si ellas mismas fueran un problema. Al nacer tienes tus propios derechos de fuerza, vida e independencia. Sí, tienes la capacidad de ser independiente y exitosa, sin la ayuda de nadie; tienes la fuerza de todas las mujeres que llegaron antes de ti y lo más importantes tienes la capacidad de crear, de dar a luz más vida.

Tú tienes opciones, tú puedes elegir qué quieres en tu vida y cómo vivirla. Tener esa opción es lo que hace que la vida sea tan interesante. Puedes elegir ser una mujer de negocios ruda que no se deja amilanar e igual tener un amante, una pareja con quien compartir momentos especiales. El truco está en no permitir que tu pareja o la relación te cambie. Suele suceder que al estar en una relación la mujer puede olvidar su independencia por tener a alguien que haga todo por ella.

Las relaciones son para complementarse, no para opacarse el uno al otro. Las relaciones son para ayudarse mutuamente y crecer como personas. De ella se enriquecen a partes iguales. Acceder a estar en una relación sin saber cómo ser independiente lleva a la codependencia, y eso es lo que la sociedad nos ha hecho creer que es lo normal.

No te hace falta un príncipe de cuento de hadas que te diga que puede resolver tus problemas, porque tú eres perfectamente capaz de resolverlos por ti misma. Y en especial, no necesitas que el hombre que llegue a tu vida solo te genere más problemas.

Lo que sí debes dejar entrar a tu vida es a una persona que te motive, que te inspire y te empuje a ser todo lo que deseas. Un amante que no solo sea un compañero de vida, sino un mejor amigo.