El amor es un concepto que para ti puede ser muy simple o ser un tanto complejo. Todo depende de si tienes a tu lado a la persona adecuada y de lo que estás dispuesta a permitir para tu vida. El amor te puede hacer inmensamente feliz, pero sin duda, también puede hacerte sufrir muchísimo.

En esta vida puedes encontrarte muchos tipos de hombres, en un principio pueden actuar de forma increíble, de forma soñada para ti. Solo espero que no te aferres a ese hombre si empieza a mostrarte su verdadero rostro y es un tanto desagradable. Esperar a que cambien es como esperar que la lluvia vaya de abajo hacia arriba, innecesario y eterno. Hay relaciones tan insanas que solo puedes obtener tristeza y decepción, dolor y angustia. La relación con el hombre que verdaderamente te ame será de alegría y satisfacción.

Sin embargo, hay mujeres que siempre se aferran a un amor que les hace daño con la esperanza de que eventualmente sea diferente. Se empeñan en intentarlo, buscan un significado en las palabras y las actitudes para hacer lucir diferente su realidad. Al final terminan tan confundidas y perdidas que la sensación de amor se pierde por completo, no saben ni siquiera cómo actuar para desapegarse.

No es que esté mal querer a alguien con todo tu corazón, luchar por la persona que amas y trabajar duro para que las cosas funcionen. Lo que no está ni un poco bien es que esa intensidad con la que tú amas no sea correspondida de la misma forma. Que no haya reciprocidad en los sentimientos y que te quedes allí esperando una decisión que jamás llegará. Nadie va a decidir amarte de un día para otro, quien no demuestra que quiere estar contigo, verás que no hay interés alguno. No te aferres a ese hombre que duele mucho más de lo que vale.

Sí, es cierto que si no arriesgas no ganas, pero si ya es evidente que el hombre no mueve ni un dedo por ti, que da tu amor por sentado, que no se molesta en invertir en la relación, entonces ¿por qué seguir hiriéndote tú misma al quedarte a su lado? Eso de dar todo sin esperar nada a cambio es puro conformismo. Y ¿sabes qué? Tú eres una mujer maravillosa que vale muchísimo, mereces lo mejor. No te conformes jamás. El hombre que te ame no te hará luchar demás, ambos trabajarán por la relación.

Quizá ese hombre que ya no demuestra afecto por ti sí te amó en algún momento, pero algo sucedió en el trayecto. Se le acabó el amor, pensó que estaría mejor con alguien más, y lee bien, eso no lo hace a él una mala persona tampoco. A veces no podemos controlar los sentimientos, a veces el amor simplemente se acaba. En lo que no debemos caer es en el apego, en la culpa, en el desgaste emocional por creer que tú eres la responsable de ese desamor.

El amor verdadero siempre te llena de fuerza, de ánimo para luchar, de seguridad y confianza. Al lado del hombre que te ama sentirás tranquilidad y apoyo. Si no sientes nada de eso, entonces estás con un hombre que solo te brinda dolor e inseguridad. Aléjate, no te aferres.