Siempre tendrás personas alrededor que te digan que te dejes llevar por la corriente, que te relajes y aceptes las situaciones que se te presentan a la ligera. Bueno, hay que aceptar que es una buena forma de enfrentar la vida, sin complicarnos, sin aferrarnos, sin preocupaciones ni ansiedad. Pero también es cierto que hay cosas que no puedes permitir que sean mediocres en tu vida.

Hay ciertos aspectos que debes alimentar y no dejar que se conviertan en inservibles y miserables. Tu objetivo debe ser tener una vida feliz y plena. Esas personas que te dicen cómo vivir la vida y que de por sí no esperan nada de ella, no son tu gente. Nadie puede decirte qué hacer y juzgarte en base a sus experiencias. Solo debes escuchar tu corazón y hacer lo que te haga feliz.

Solo vive tu vida sin preocuparte por lo que los demás piensen de ti o si eres “demasiado”.  Debes evitar experimentar una vida triste y estresante. Si tienes una naturaleza apasionada que hace que los demás se alejen de ti, solo déjalos que se vayan. No necesitas que los demás coincidan con tu energía, lo importante es mantenerte honesto contigo mismo.

En tu vida solo debes permitir cosas y personas que ames, que te hagan sentir bien, que te hagan feliz. Debes entender que no estás destinado a conexiones superficiales y personas mediocres. Pero si te empeñas en vivir de forma desinteresada, atraerás personas y cosas que simplemente no te interesan.

Y claro, hay cosas que no puedes controlar y no debes molestarte por eso. Entre esas cosas están las opiniones de otros, el qué dirán o sus acciones. Es algo que no puedes afectar, no puedes hacerlos cambiar o convencerlos de lo contrario. No te enfrasques en querer adecuarte a lo que los demás te digan que es correcto. Tienes que vivir tu vida al máximo, beber el café como a ti te gusta y no como los demás digan que es mejor.

Aléjate de amigos mediocres que solo quieren sacar una ventaja de ti y no te quedes con parejas que no te valoran ni les importa si tú te sientes bien. La única persona que tiene control sobre tu vida eres tú mismo. Solo tú tienes el poder de decidir qué hacer y cómo hacer las cosas que quieras en tu vida.

Por lo tanto, no te conformes con un café malo. No te conformes con amigos mediocres que solo te llaman cuando necesitan algo de ti. Y jamás, jamás, te conformes con una relación mediocre que solo traiga dolor a tu vida y no le ponga sabor a tus días.

La vida es demasiado corta para vivirla de forma tan mediocre.