Puede que ya hayas leído demasiados testimonios y publicaciones que te dicen “no te conformes con nadie hasta que conozcas a una persona así…” o “quédate soltera hasta que encuentres una pareja que te ame de tal manera…”. Quizá sea algo que ya te empiece a molestar porque no eres de las que esperan abatidas, te gusta la acción y quieres experimentar la vida al máximo aunque duela, porque es que si no, sería demasiado aburrida. ¿Te identificas?

El caso es que se imponen tantos límites y reglas que se niegan a salir porque tienen la idea de que deben esperar. No empezar una relación hasta encontrar a la persona correcta. Y que claramente no está bien conformarte con menos de lo que mereces.

Y aunque todo eso es cierto, puede que después de analizarlo más a profundidad decidas que esa percepción de ti misma es incorrecta. Piensas que sí, sí es comprensible toda esa premisa a permanecer soltera y esperar a la persona correcta; pero ¿no sería también algo muy limitante para una vida?

¿Cómo puedes saber quién es la persona correcta? No es algo que simplemente lo mires y ya, mágicamente sabrás si es o no, si lo descartas y sigues adelante o lo tomas y ya dejas de ser soltera. Si no sales con diferentes tipos de personas y cometes errores, entonces nunca tendrás la seguridad de saber quién será el correcto.

No puedes saber nunca la definición de la persona ideal si antes no te enamoras de personas imperfectas y atraviesas relaciones equivocadas.

El amor no es un camino recto que lleva a la felicidad eterna, eso sería una fantasía más allá de nuestra imaginación. Para ser realmente feliz te habrá hecho falta dejar caer muchas lágrimas y haber experimentado una que otra vez un corazón roto. Habrán momentos en que te enamores de la persona equivocada y te lastime, y también habrán momentos en que tú lastimes a alguien que te ama mucho. Así es la vida, un círculo vicioso que no para hasta que aprendes las lecciones.

El amor no es perfecto, y nunca esperes que lo sea.

Los errores son los que hacen que crezcas en la vida. No tendrás un guardián para que esté presente y te salve siempre de que te lastimen. NO HAY NADA MALO EN COMETER ERRORES, no hay nada malo en salir con personas que no son las correctas para ti.

No hay nada de malo en estar en una relación que no tiene sentido para nadie, pero sí para ti en ese momento. Y no hay nada de malo en enamorarse de una persona con la que sabes que no tienen un futuro. Es que no puedes retener tampoco tus emociones y dejar de experimentar la vida tal como es, cruel y asombrosa.

A veces, no se trata de encontrar a la persona “perfecta”. A veces la vida se trata de encontrar a alguien real dispuesto a crecer contigo, a luchar por ti y por su relación.

Y el amor no se trata de mantenerte soltera y evitar salir y salir con personas imperfectas para ti. El amor es mirarse a los ojos y conocerse, salir y dejar ver sus personalidades, enamorarse, crecer mutuamente, aprender el uno del otro, romperse el corazón, sanar y luego evolucionar. Si no experimentas, no aprendes; si no experimentas, no vives.

No te dejes llevar por las reglas. El amor y la persona adecuada para ti vendrán cuando ambos estén listos para encontrarse. Mientras tanto vive, crece, aprende.