Nueva investigación dice que beber vino es más importante que el ejercicio para vivir más de 90


Es seguro que nadie planea vivir para siempre, ah pero lo que sí es seguro es que a muchos nos gustaría vivir la mayor cantidad de tiempo posible. Es una elección querer llegar a tan avanzada edad si crees que vas a ser una carga más que una alegría, pero la idea de agregar más velas a la torta de cumpleaños suena muy tentador.

Disfrutas más de tu familia, de los más pequeños, de los frutos de tu trabajo, de pasatiempos, y de cualquier cosa que te gustará cuando llegues a esa edad. ¿Y lo mejor? Lo puedes conseguir con una copa de vino, ¿tentador o no?

Científicos siempre innovan con estudios que tratan de encontrar la solución definitiva para una vida más larga y saludable. Hoy te contamos de un estudio particular realizado en 2003 que llevó por nombre “The 90+ Study” (El estudio de los más de 90).

Ésta investigación se centró en estudiar a los más antiguos entre los más viejitos, esos, los más fuertes, los abuelitos más longevos, para descubrir qué los mantuvo tan fuerte por tanto tiempo. Los autores también tomaron datos de un estudio de 1981 llamado The Leisure World Cohort Study (El estudio de un grupo del mundo del ocio) en el que 14.000 participantes fueron encuestadas por correo.

El equipo buscaba determinar los factores relacionados a una vida más larga y los factores modificables de la demencia y mortalidad. También examinar la epidemiología de la demencia, tasas de deterioro cognitivo y funcional y patologías clínicas.

A los participantes se les hizo pruebas neurológicas y neurofisiológicas dos veces al año; adicionalmente se recopiló información sobre su historial médico, dieta, actividades diarias, medicamentos y hábitos de vida.

LOS RESULTADOS MÁS IMPRESIONANTES: Entre otros hallazgos, los investigadores encontraron que aquellos que bebían vino en cantidades moderadas eran quienes vivían más que los demás.

De acuerdo a los autores del estudio:

“Usando los datos de nuestra encuesta de 1981, las personas que consumieron una o dos copas de [cerveza, vino o licor] por día tenían una probabilidad 9 a 15 por ciento menor de morir en comparación con las que se abstienen de todas las formas a la bebida. Participantes que hicieron ejercicio de 15 a 45 minutos por día en 1981, redujeron el mismo riesgo de mortalidad en un 15-35 por ciento”.

Sin embargo, antes de lanzarte a tomar toda una botella de vino al día, toma en cuenta que la clave es la moderación.

Jim Becker, quien es profesor de psiquiatría, neurología y psicología en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, y director asociado del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de la Universidad de Pittsburg destaca también la importancia de la moderación:

“Los datos generalmente son consistentes con la idea de que la ingesta moderada de ciertos tipos de bebidas, y en particular los vinos tintos, están asociados con ciertos resultados de salud positivos.

Pero eso no significa que si de repente decides a la edad de 70 años comenzar a beber, esa sea necesariamente ahora la solución. “

El Dr. Steven Lamm, profesor clínico de medicina, agrega:

“Se sabe que el alcohol daña todos los órganos de su cuerpo. Es un veneno. Sin embargo, existe una paradoja y es que una cantidad muy leve o moderada en algunos de estos estudios de población, que son notoriamente poco confiables en mi opinión, parecen sugerir que reduce el riesgo de enfermedades del corazón”.

La Clínica Mayo recomienda una bebida para personas mayores de 65 y dos bebidas para hombres menores a esa edad, una bebida estándar consiste en 12 onzas de cerveza, 1.5 onzas de licores destilados y 5 onzas de vino.

Otros estudios también han demostrado que el consumo moderado reduce el riesgo de diabetes, accidentes cerebrovasculares y muertes por enfermedad cardíaca.

Ya lo sabes, ahora puedes sentirte libre de disfrutar una copa de vino o cerveza en el almuerzo o la cena, pero sin exagerar. Así vivirás mucho más evadiendo condiciones de gran riesgo y sintiéndote más saludable.