Lo que tus hijos logren ser cuando sean mayores depende en gran medida de lo que tú les fomentes en su infancia. Los niños no tienen control sobre lo que aprenden o a las clases que puedan acudir para tener nuevos conocimientos. Como padres y como familia tienen la responsabilidad de guiar a sus hijos. Una de las mejores cosas que puedes hacer por ellos es inculcarles el amor por la música.

La música los ayuda a desarrollar el máximo de potencial mental por lo que inevitablemente se vuelven más inteligentes. Existen estudios que demuestra la relación que hay entre las habilidades musicales y el nivel de inteligencia en los niños. Sin embargo, todo ese potencial mental se puede ir perdiendo a medida que se involucran más y más en el mundo de la tecnología. Ponen a un lado la práctica de sus habilidades para enfocarse en una pantalla.

La influencia es prácticamente inevitable ya que las nuevas tecnologías forman parte de nuestras vidas en todos los aspectos. Sin notarlo, los niños también se van sumergiendo en el uso exhaustivo de la tecnología, lo cual genera cambios pequeños pero importantes en su cerebro.

El impacto es tan fuerte que para muchos resulta prácticamente imposible apartarse de su teléfono inteligente. Y si no tienen el teléfono en la mano, entonces tienen una tableta o están frente a una laptop o una PC.

¿Cuál es el impacto de la tecnología en los niños?

Bueno, la conclusión es simple, no les permite pensar. David Bueno, autor del libro “Cerebroflaxia” explica que todo dispositivo electrónico sustituye las conexiones cerebrales que hacen posible las tareas de la memoria. Desde hace un tiempo se han popularizado los programas de entrenamiento cerebral, más conocidos por su nombre en inglés “Brain Training”, que supuestamente ayudan al desarrollo cognitivo. Muchos padres lo ponen en práctica con sus hijos.

Pero ese tipo de juegos para estimular a los niños solo consiguen una mejoría leve en la capacidad de memoria a corto plazo, mas no tienen incidencia en el rendimiento de las demás áreas cognitivas. Por lo tanto, hacer uso de esos programas de entrenamiento en los niños, no los vuelve más inteligentes.

Entonces, ¿cómo impulsar la inteligencia en los niños?

Antes que nada, tener gran cuidado con el uso de la tecnología. Adicional a ello, una enorme motivación a la expansión de su inteligencia es a través de instrumentos musicales. Varias investigaciones aseguran que la música es una herramienta para impulsar el desarrollo intelectual en los niños.

Cuando un pequeño empieza a aprender a tocar algún instrumento musical, también aumenta considerablemente su coeficiente intelectual, enriquece su nivel de lectura y acelera el desarrollo del cerebro. Esta teoría se convirtió en una certeza gracias al trabajo de diversos investigadores de la Universidad de Toronto al realizar un estudio con niños de edad promedio de 6 años. De forma aleatoria se les dio clases de piano y de solfeo y el resto no recibió ninguna instrucción.

¿Los resultados? Determinantes. Aprender a tocar un instrumento musical incrementa en gran medida las habilidades cognitivas para las matemáticas y su coeficiente intelectual. Incluso las personas mayores tienen la oportunidad de mejorar su concentración al estimular la actividad cerebral con los instrumentos musicales.

Si tienes hijos y eres un padre o madre responsable, deberías incluir en el itinerario de tus pequeños el aprendizaje de al menos un instrumento musical. Además, debes supervisar y restringir el tiempo de uso de dispositivos electrónicos. De esa forma contribuyes a la estimulación de su inteligencia y su creatividad.