En estadísticas, la mayoría de mujeres que crecen sin el amor de su madre tienen muchos problemas para estableces conexiones solidas con otras personas. Surge de haber vivido un estilo de vida cruel. Entonces ellas tienden a ser atraídas por los narcisistas.

Vivir con una madre narcisista es quizá uno de los abusos más terribles en la niñez ya que el daño es tan sutil que ni siquiera se dan cuenta que están siendo objeto de abusos. Se trata de una abnegación del alma y el daño es más insidioso que la mayoría de formas de abuso hacia los pequeños.

Muchas niñas no lo ven hasta que hago las hace preguntarse si algo está mal, por ejemplo cuando una hermana o hermano mayor decide irse de casa a los 15 aunque fuera a vivir en la casa del vecino pero que pronto desaparece por completo de sus vidas. Y te preguntas, “¿Cuál fue su problema?”.

Estas niñas al crecer no entienden por qué no pueden tomar su propia decisión y tienen episodios de intentos de acabar con su propia vida, tienen pensamientos fatalistas constantes y sufren de diferentes trastornos alimentarios. Internalizan el estrés y piensan que son ellas las que están mal y se sientes horribles y locas. Eso es porque las mismas madres narcisistas les dicen que están dementes, quizá no en las mismas palabras pero es lo que quieren transmitirles.

Tal vez lleguemos a crear que nuestra madre nos ama porque ella dice que así es y por supuesto, por el hecho de que la sociedad nos dice siempre que nuestra madre nos ama y nosotros debemos amarla de vuelta pero no tenemos otra evidencia que lo demuestre más que la seguridad de que el amor no se demuestra en desprecios silenciosos.

Es por ello que las hijas de madres narcisistas experimentan mucho la soledad porque los amigos no pueden entender cómo la madre de otro no lo ama realmente y lo ven como un absurdo, restándole apoyo. Estas mujeres aman a sus madres pues porque se supone que eso es lo que hacen las hijas, pero la herencia de ser hija de una madre narcisista sigue y sigue, y se convierte en amargura.

Sientes que nunca podrás dejar salir tu verdadero ser, asumiendo que logres averiguar cuál es tu ser auténtico.

Sufres de baja autoestima y tienes dificultades para desarrollar amor por ti misma mostrando constantemente negatividad.

Empiezas a creer que no tienes derecho a existir y nunca crees ser lo suficientemente buena. Crees que no eres aceptable, que en un nivel profundo estás defectuosa.

Te saboteas a ti misma cargada de un perfeccionismo imposible para ti.

Pero cuando te das cuenta de que tu problema viene de muy atrás porque alguien te ha inculcado el miedo y no estás loca en realidad, puedes experimentar euforia aunque seguido de ira, dolor, pérdida, tristeza, vergüenza y culpa, y lo peor, de odio.

Estás cansada de que el éxito siempre se te escape de las manos y cada tragedia sea un drama de dolor e indignación. Te sientes como niña pequeña y temes acceder a tu propio poder, sintiéndote más impotente aun. Ya tuviste demasiados años con alguien diciéndote que eres muy sensible, y posiblemente lo seas.

Tienes dificultades para establecer límites, ya sea con la familia, con amigos y relaciones. Es posible que tengas mucho miedo a las figuras de autoridad o de que las personas se enojen contigo.

Te preocupa pensar si tú misma eres una narcisista.

Es posible que desarrolles condiciones de salud como el sobrepeso o el miedo profundo a ganar peso.

Es posible que aun experimentes temor por tu madre narcisista, sin importar la edad que tengas o cuan asertiva seas en otras áreas de tu vida.

Puede que aun intentes ganar su aprobación o llamar su atención.

Puedes querer construir una muralla frente a ella para no tener más contacto, pero entonces también te preocupa y te confundes con esa decisión.

Sin duda, tienes dificultades para formar relaciones, o te atraen las relaciones dañinas y abusivas. Tienes un miedo constante al abandono y enorme problemas de confianza. Tienes la sensación de que el mundo no es seguro.

En el fondo sientes que no mereces cosas buenas, buenas relaciones y ni siquiera sanar tus heridas.

Por todo esto, las hijas de madres narcisistas que no recibieron amor en su infancia son altamente propensas a estar atadas a hombres narcisistas para satisfacer su ego.

¿Te sientes identificada?