Más allá de lo que pensabas, las mujeres sí abandonan a los hombres que aman. Lo hacen, a pesar de que se sientan horribles, a pesar de que les duela en el alma hacerlo, porque saben que deben hacerlo. No les importa que su corazón se rompa en mil pedazos al momento de tomar la decisión y marcharse. Ellas reúnen todo el coraje para mantenerse firmes con la decisión y dejar atrás a esos hombres que aman pero con los que saben que jamás podrán tener un hogar ni una familia.

En realidad son muchas las razones que motivan a una mujer a dejar al hombre que aman.  Pero hay una razón muy básica por la que una mujer se aleja y no tiene nada que ver con infidelidad.

Una mujer es capaz de dejar al hombre que ama si él no está presente. Si él no se siente dentro de la relación porque siempre está trabajando, viendo televisión, saliendo con amigos, jugando por allí a tener más opciones, y la lista sigue. Un hombre se ausenta de muchas maneras y si una mujer siente que él ya no quiere estar presente para ella, aunque duela, se alejará.

Y no es que se trate de un hombre malo, muchos son buenas personas, y son padres grandiosos y atentos con sus pequeños. De alguna forma aman y apoyan a la familia. Solo que cometen el grave error de dar por sentado el amor de su esposa y emocionalmente se alejan de ella. Seguro has escuchado testimonios de mujeres dentro de relaciones en las que ellos perdieron por completo la atención hacia ellas y las mujeres alegan que alguien podría llegar, llevárselas y ellos ni pendientes. Es una situación triste porque la vida es demasiado corta para vivirla sin emoción, sin empeño, sin afecto.

Cualquier hombre que lea esto quizá se sienta un poco enojado, pero señores, es la realidad. Una mujer no es una propiedad que simplemente la adquieras y la pongas en un rincón para saber que está por allí y ya. No, ella no te debe a ti su vida entera si siente que está vacía, sin valor y sin emoción. En cualquier momento decidirá marcharse si no está satisfecha con la relación que le ofreces. Ya no la des por sentada, no la ignores ni seas indiferente ante las atenciones que merece.

En una relación ambos deben trabajar cada día para mantener en alto el afecto y el respeto que se tienen. Debes conquistarla cada día, y eso lo haces fácilmente estando presente. Es necesario hacerla sentir que estás allí para ella, para lo que necesite porque la amas y te preocupa siempre. Una mujer necesita sentir afecto y amor de tu parte si quieres que se quede a tu lado. Quiere que la escuches en verdad, que le prestes atención, que le des tu opinión. Las pequeñas cosas son las que más importan.

Mírala, ella quiere sentirte. No quiere intimidad rápida y sin emoción. Ella necesita saber que todavía te emocionan sus caricias, que la deseas, que quieres estar a su lado y tienes que demostrarlo no simplemente decir que si estás ahí es porque la quieres y no tienes que hacer más nada. Eso es egocéntrico. Ella necesita sentir tu pasión por la vida.

Ella quiere un hombre que la escuche, que la mire a profundidad cada día como el día en que la conoció. Ella quiere que vuelvas a sentir curiosidad por ella. Que le preguntes como estuvo su día, que te enteres de las cosas importantes que hizo porque deseas saberlo y te sientes a escuchar con atención.

Sostenle las manos, corresponde sus sentimientos, emociones e intereses. Si no lo haces, esa puede ser la razón por la que se aleje aunque te ame demasiado.