Hay que ser muy honestos, vivimos en tiempos con una cultura de citas románticas en verdad enfermizas donde debes dominar el arte de la seducción de forma que seduzcas pero que no se den cuenta de lo que realmente sientes. Al parecer ahora está prohibido que alguien descubra que te sientas atraído por él o ella. Pero, ¿por qué?

En la sociedad actual las emociones están subestimadas. Se trata mayormente de un lugar cruel e ignorante donde las personas pretenden ser algo que no son para agradar no solo a alguien más sino a toda la sociedad; entonces se cree que evitando ser uno mismo se consigue que más personas te amen y quieran estar contigo.

En cualquier lugar te encuentras con personas confundidas preguntándose si alguien más querría o no salir con ellos al enviar mensajes de textos desconcertantes o publicando historias en Instagram enigmáticas y que se la pasan pensando en su próximo movimiento.

Hay que ser conscientes y despertar de una vez

Esta generación podría estar siendo catalogada como de personas con discapacidad emocional. Dilo, ¿quieres ser parte de este mundo deprimido que le da miedo mostrarse a sí mismo y crea una carátula falsa de quien es para agradar a los demás?

No podemos seguir por ese camino si queremos crecer como personas, no podemos permitirnos ahogarnos en un océano de apatía.

Y estas personas se siguen preguntando por qué es tan difícil encontrar a alguien que valga la pena, una pareja amorosa y cariñosa. Si estuviste en una relación larga y se terminó recientemente seguramente entenderás lo difícil y retorcidas que son las citas modernas.

Las personas ahora temen demasiado a aceptar lo que sienten. Están aterrorizadas de mostrar cómo son en realidad por dentro y actúan como si no les importara para que el resto de las personas a su alrededor se mantengan interesadas en ellos. Las conversaciones son con palabras cuidadosamente seleccionadas para que muestres que estás de acuerdo con una idea, a la que probablemente no lo estás, solo para seguir agradando a alguien más.

¡Ten cuidado con eso! En cualquier momento podrían darse cuenta que tienes un gran corazón y eso es algo que asusta a muchos.

Los mensajes de texto y las redes sociales son la nueva forma de comunicación. Aunque hay muchas reglas al respecto:

  • Si tú enviaste el último mensaje, entonces debes esperar a que te vuelva a escribir o podrías parecer demasiado interesado.
  • ¿Llamadas telefónicas? No lo hagas, si deseas salir con alguien tienen que establecer una fecha y entonces se hablarán porque sino estás atravesando un límite.

Las personas ya no se atreven a preguntar sobre la relación, cómo se sienten el uno con el otro o hacia donde van en ella, porque eso es indicativo de estar “muy necesitados”. Reprimen el enojo y cualquier sentimiento; encierran todas sus emociones en una caja y lanzan la llave a un pozo sin fondo. Y de paso, ahora todo se etiqueta como casual, si pasaron una noche genial con una cena agradable y luego hicieron el amor, entonces después deben ignorarse por días solo para preguntarse si el otro lo necesita.

¡Es difícil aprender todas esas nuevas reglas absurdas! ¡Al carajo con esas reglas!

Si quieres conocer a alguien, entonces sin miedo acércate y preséntate. Si te gusta alguien, sal con ella, invítala, sonríe y demuestra tu interés. Si te importa una persona, házselo saber; si alguien te inspira, díselo y si alguien te lastime, déjalo, no estás para hacer de robot, estás para sentir al máximo, para experimentar sensaciones hasta los huesos sin perder tiempo.

Y si alguien te hace enojar, discute y pelea aunque parezcas un loco. La vida es para disfrutarla y vivirla no para andar con cuidado con qué decir y hacer.

¿Qué opinas tú?