Normalmente cuando una mujer intenta conquistar a un hombre quiere mostrar su lado más tierno, atractivo, dulce y carismático. ¿Te suena? Prestas atención a lo que dice y te preocupa todo referente a su persona, incluso tratas de estar lo más cerca posible. A veces una mujer olvida que su mundo no puede girar alrededor de un hombre y no toda su atención puede estar dirigida a él, antes debe estar ella misma como prioridad.

Lo primero que debes entender como mujer es que una pareja es solo un complemento, no tu entera felicidad. Si eres independiente, segura y con alta autoestima ya eres considera una mujer “mala” para los hombres. Claro, el adjetivo no es literal sino que por lo general, los hombres tienen miedo a esos aspectos en una mujer porque saben que nunca serán la prioridad de ellas y si quieren ignorarlos, lo harán.

Quizá en algún momento cometiste el error de poner tus necesidades a un lado para permanecer al lado de un hombre; incluso cambiaste de ti lo que a él no le gustaba para agradarle.

Allí está el problema, un hombre no puede convertirse en tu universo, solo es una porción de él. Entonces te preguntas, ¿por qué los hombres se enamoran más de aquellas mujeres que los tratan mal? Al parecer se aburren de una mujer que esté todo el tiempo para él y la dejan de ver con gusto o como un reto y se convierten en una molestia. Esto comprueba la teoría de que mientras más te alejes, más se apegará a ti.

Cuanto más independiente sea una mujer, un hombre más va a desear conquistarla solo por la emoción de tener un desafío. No se trata de ser una niña buena y que luego seas una persona “mala” porque es un cambio brusco y sin sentido que solo provocará que un hombre se aleje.

Hay que admitir que en la mayoría de casos el corazón es quien domina por lo que no puedes ser una mujer sin sentimientos, solo se trata de demostrar que eres dueña de tu espacio y tu libertad. El concepto de “mujer mala” no hace referencia a una persona abusadora, violenta y posesiva sino a una mujer fuerte, segura de sí misma e independiente.

Los hombres aman más a las mujeres “malas” porque ellos no quieren en su vida a una persona sacrificada que solo se dedique a estar pendiente de la relación, así como quiere que ella tampoco desee eso. Él quiere un espíritu libre y enérgico que busque prosperar en su vida y entre ambos unan fuerzas e independencia.

Por esa razón se enamoran tan fuertemente de ellas, y perderla sería desgarrador. Así que, ya sabes, sé una mujer mala.