Los psicópatas narcisistas no solo existen en los programas policiacos de televisión. Al contrario, son mucho más reales de lo que piensas y puede que incluso estés teniendo una relación con alguien así. Si este es el caso, entonces te interesará saber, ¿por qué este hombre te quiere siempre enfadada?

Un psicópata narcisista

En primer lugar, una persona sin ningún tipo de problema psicológico jamás te querría enfadada las 24 horas al día. No obstante, cuando ésta persona es en realidad un psicópata narcisista no te quiere en un estado de lucidez todo los días, sino que te quiere vulnerable y abierta a todas las torturas psicológicas que tiene preparada para ti.

Puede que pienses que esta persona no te quiere. Pero la verdad es que te admira de una manera enfermiza, tanto que solo quiere ejercer control sobre ti para poseerte de una forma trastornada. Al principio, seguramente te vio como la víctima perfecta. Una mujer alegre, positiva y sonriente, de esas que siempre ven lo mejor de las personas y que posiblemente jamás se imaginaría la clase de maldad que puede vivir dentro de una persona.

Un psicópata narcisista sabe perfectamente quién es él. Conoce al pie de la letra todos sus defectos y conoce aún más la manera para ocultarlos o disfrazarlo. Es una persona que no se debe subestimar. Podríamos considerarlo como un “loco”, pero es un ser humano excesivamente inteligente.

Posiblemente ya te ha estudiado de pie a cabeza y conoce todos los detalles importantes de ti. Es por esto que él se comporta al principio tal cual como tu esperas. Digamos que se ha diseñado a sí mismo a tu medida para hacer que tú caigas a sus pies sin pensarlo dos veces. En cambio tú, eres quien está perdiendo la batalla en ese momento. Solo conoces lo que él te muestra, pero no quién es realmente.

El inicio de un triste viaje

En el comienzo él lleva la ventaja. Él te conoce demasiado, pero tú no lo conoces a él. Con el tiempo, él empezar a utilizar sus técnicas de perturbación mental. Debilitará tu cabeza con cualquier tipo de drogas (desde infusiones, hasta el alcohol y otras sustancias), con la excusa de que necesitas descansar. De esta manera, podrá dejarte inhabilitada para manipularte a su antojo.

En medio de su manipulación, este psicópata narcisista podrá sacarte dinero, forzarte a tener relaciones sexuales de la manera que él desea, o jugar con tu cabeza para ponerte en contra de tus amigos, de tu familia, o incluso de ti misma.

No obstante, si este tipo de manipulación no funciona, él recurrirá a la manipulación emocional para doblegarte. Lo más seguro es que saque a flote todas tus inseguridades, te haga comentarios que te darán en el fondo de tu corazón y posiblemente también juegue con tus celos para hacerte parecer la loca de la relación.

En este punto, él solo quiere lograr que pierdas el control de tu mente y de tus emociones y que caigas en un hueco oscuro de inseguridad y depresión. Él quiere controlarte para absorberte.

Él solo quiere tu energía y tu ser

Como dice el encabezado, este hombre solo quiere quedarse con tu energía. Una vez que te haya hecho el daño suficiente, él se quedará con todo lo que necesita de ti. ¿Y tú? Tu solo terminarás siendo otra mujer vacía y llena de dolor.

Y es aquí donde realmente debes sentir miedo. Posiblemente él ya te haya hecho suya y asegure que tú eres de su propiedad. Puede haber escenas de violencia si no te terminas de someter. Ya no le importa seguir con su fachada, ya él logró lo que quería al seducirte como mejor le dio la gana, y se va a encargar de aislarte para que no quede nada de tu autoestima o de la hermosa persona que antes eras.

Lamentablemente ahora tu vida podría estar resumida en dos palabras: dolor y sufrimiento. No encuentras las ganas de levantarte y ves como poco a poco tus sueños fueron manipulados para ser pisoteados. Pero, ¿qué mejor despertar que tocar fondo?

Un último intento

Cuando por fin tocas fondo puedes ver la verdad de toda la situación. Entenderás de todas sus mentiras, verás sus falsas promesas, sus engaños y maltratos. Te va a costar, pero poco a poco comenzarás a recuperarte y a querer alejarte de él. Debes tener mucho cuidado porque él va a querer a manipularte de nuevo, solo que esta vez ya tú estarás preparada y podrás defenderte.

Aunque no lo creas una de tus mejores armas es la verdad, ¿por qué?, pues porque él carece de ella y empezará a darse cuenta de que está perdiendo. Tú en cambio debes rechazar el papel de víctima y huir para buscar ayuda. Solo así podrás volver a ser feliz nuevamente.