En pleno siglo XXI, las tecnologías se han convertido en algo totalmente imprescindible. En ninguna casa falta un ordenador, móvil o tablet, dispositivos que se han convertido en los juguetes favoritos tanto de niños como de padres, quienes no dudan en ofrecerles a los pequeños sus móviles para que se calmen, cuando empiezan una pataleta.

Teléfonos móviles, tablets y el efecto de la tecnología en los niños

Todos estos dispositivos son muy útiles pero, como todo lo que se usa sin moderación, pueden influir negativamente en el crecimiento y desarrollo de los niños.

A continuación te mostramos algunas razones por las que los niños no deberían tener ninguno de estos dispositivos.

Por qué un niño menor de 12 años no debe usar móviles ni tablets

Como ya dijimos con anterioridad, cuando un niño empieza una rabieta, lo más fácil para los padres, es darles sus móviles o una tablet para que se calmen pero, ¿conoces los efectos negativos que pueden tener estos dispositivos en tus hijos? Te los mostramos a continuación.

Puede aumentar la agresión

Cuando un niño tiene en sus manos un móvil o una tablet, es difícil controlar qué es lo que están viendo, y es muy probable que vean vídeos o juegos violentos, lo que les puede afectar haciéndoles tendentes a conductas antisociales y a comportamientos agresivos.

Potencial de adicción

Si los niños empiezan a tener acceso a internet a través de un teléfono o tablet, incrementa la posibilidad de que en un futuro, desarrollen adicción al juego y a las tecnologías.

Dificultades de aprendizaje

El uso de estos dispositivos les hace más distraídos, pierden memoria visual, tienen menos capacidad para la imaginación, y no son tan eficientes a la hora de hacer un trabajo o centrarse en una tarea determinada.

Interacciones sociales y ansiedad

Al pasar mucho tiempo ante los dispositivos móviles, se aíslan del medio que les rodea y eso les afecta a la hora de desarrollar sus habilidades sociales. También les afecta el hecho de usar los mensajes de texto para comunicarse pues pierden la habilidad de leer el lenguaje corporal, de entender un tono de voz, un leve cambio en la expresión facial, etc.

Exposición a la radiación

Un niño, absorbe mucha más radiación que un adulto, por lo que aumenta su riesgo de desarrollar algún tipo de tumor cerebral y de cáncer.

Aumenta el riesgo de obesidad

Te puede parecer raro, pero se han realizado estudios en los que se demuestra la relación entre el uso de dispositivos móviles y el aumento del índice de la masa corporal en los niños y los adolescentes. Si te paras a pensarlo, tiene mucho sentido, pues debido al uso de estos aparatos, crean hábitos sedentarios haciendo que aumenten de peso.

Dormir mal por usar el móvil o tablet prolongadamente

Es necesario que los pequeños duerman entre 8,5-10 horas, pero suelen dormir entre 7,5-8,5 horas o incluso menos. Esto se debe a que el uso de los móviles o tablets antes de acostarse, influye en la cantidad y calidad del sueño.

Salud Mental

El problema con los medios, es que los niños ven mucha publicidad con mensajes en los que se venden unos estereotipos que no son los adecuados y eso, les afecta en su forma de pensar, actuar e incluso en la forma de ver el mundo.

Disminuye la salud

El uso prolongado de estos aparatos, según algunos estudios, provoca malestar, mala nutrición, dolores físicos, problemas mentales y emocionales como depresión, discapacidad social, o problemas de aprendizaje.

Mala postura por usar móviles

Las posturas corporales se modifican con el uso de móviles, tablets, etc, lo que les provoca problemas musculoesqueléticos.

Tensión visual

Pueden aparecer problemas de visión en los niños debido al cambio en la tensión ocular por el uso de las pantallas. Otros problemas relacionados pueden ser dolores de cabeza, de los ojos, o visión borrosa.

Cómo evitar que tus hijos se vuelvan adictos a las pantallas

Para evitar que se cree una adicción a las tecnologías, es importante reducir las horas de uso de las mismas para ello, hay algunas estrategias que se pueden poner en práctica, por ejemplo:

Prohibición del uso de la TV, ordenadores, móviles, etc, cuando hace buen tiempo.

No permitir que el niño tenga un móvil hasta cierta edad.

Controla siempre el móvil cuando el niño lo esté usando, y evita que tenga acceso a internet a no ser que se conecte al WiFi.

Pon normas sobre el uso del móvil cuando está en casa.

Evita que use el móvil o tablet al menos en los 30 minutos previos a irse a la cama, y proponle otras actividades como la lectura.

Pon límites de tiempo para el uso de los dispositivos móviles o para ver la televisión.

Es muy importante que pongas límites y controles a tus hijos cuando usen las tecnologías pues es vital para ellos que, desde pequeños, aprendan a desarrollar la imaginación y sus habilidades sociales. Su desarrollo vital, depende de ti.