Cuando ya te han herido demasiado, optas por construir muros a tu alrededor lo más altos posibles sabiendo que quizá pase mucho tiempo para que alguien los pueda derribar. Te vuelves una protectora feroz de ti misma que a veces temes que ya nadie quiera volver a acercarse nunca más.

¿Quieres entender por qué?

Muchas mujeres deciden resguardar su corazón sobre todas las cosas porque ya le han roto el corazón demasiadas veces. Y se resguardan porque solo se tienen a ellas mismas para hacerlo. Mantienen todavía el dolor dentro de cuando fueron heridas y ese dolor es insoportable pero entonces se tienen a sí mismas para recordarse que puede volver a pasar. ¿Te sientes identificada?

Por supuesto, todos en algún momento hemos sido lastimados y no es una gran excusa para cerrarse por completo e imponer todo un programa de vigilancia para resguardarse. Al pensarlo un poco es mejor vivir la vida libremente; lo que quizá no entiendas es que esta mujer ya lo hizo. Ella corría libremente por la vida dando múltiples oportunidades a las personas pero se tropezó cada vez y tantas heridas acumuladas hicieron que el dolor se encapsulara y se resistiera a dejarla.

Estas mujeres que se protegen tanto así mismas prestan atención a todo lo que ocurre a su alrededor porque están aterrorizadas de caer una vez más en lo mismo y que no tengan la fortaleza para levantarse otra vez.

Ella vigila su propio camino porque su armadura es la más fuerte. Nadie fue nunca lo suficientemente fuerte para protegerla tan ferozmente como ella lo hace. Y en definitiva no dejará de hacerlo hasta que encuentre a alguien que demuestre que puede protegerla tanto o mucho más que ella misma.

Ella no es ajena a intentar y fracasar, de hecho, es lo que la ha hecho tan fuerte pero también le dejó temor y preocupación por todo lo que puede salir mal. Ella se resguarda así misma porque confió plenamente en amigos, familiares y compañeros que la traicionaron y dieron por sentado su amor. Por eso ahora, ella no confía tan fácilmente en nadie.

La gente le vive diciendo que debería ser más abierta y que su actitud es muy pesimista pero probablemente no entiendan lo difícil que es recordarse siempre del posible dolor y daño emocional al que se puede exponer porque ya lo conoce. Es como si pudiera verlo venir antes de que suceda.

Es su elección ser así, una persona que se resguarda y protege con mucho trabajo. Porque nadie la hizo sentir a salvo y segura, porque nadie la ha amado sin infligirle dolor y porque su protección siempre ha sido mejor de la que nadie le ha dado.

¿Te han lastimado mucho? ¿Eres como esta mujer que resguarda su corazón mejor que nadie hasta estar verdaderamente segura de quien te quiere?

 

Si algo está afectando tus sentimientos y emociones y necesitas consultar con alguien tus decisiones, te invito a acceder a Foro Mujer Amor y contar lo que estás atravesando para encontrar las respuestas que pueden calmar a tu corazón agitado y a tu mente preocupada.

Redactado por Osmary Morales