¿Sabías que el ataque cardíaco y el agua van de la mano?


Existen muchas creencias sobre la ingesta del agua en relación a ciertas condiciones en el organismo. Pero tal vez esto no te lo imaginabas. Si ya has escuchado decir o has dicho tú mismo lo siguiente: “No quiero beber agua antes de dormir porque después debo levantarme para ir al baño”, tiene una razón de ser.

Hay una razón muy básica por la que las personas tienden a orinar mucho más durante la noche. Las complicaciones o condiciones cardiacas retienen el agua en la parte inferior del cuerpo, razón por la que al estar de pie o en posición vertical por algún tiempo las piernas terminan hinchadas; una situación común en personas con enfermedades del corazón.

Por lo contrario, cuando se está acostado, las extremidades inferiores del cuerpo, es decir, los pies y las piernas, están a la misma altura de los riñones. Por tanto estos órganos tienen la tarea de eliminar el agua acumulada, resultado una actividad mucho más sencilla.

Lo más popular que se cree es que el agua se toma únicamente para eliminar las toxinas del cuerpo. Pero el agua potable en los momentos determinados hace que el organismo funcione mucho mejor, y el tiempo correcto también es importante para que sea más eficaz, por ejemplo:

  • Tomar 2 vasos de agua justo después de despertar ayuda a activar los órganos internos.
  • Si tomas 1 vaso de agua media hora antes de cada comida mejoras la digestión.
  • Antes de entrar a la ducha bebe 1 vaso de agua para bajar la presión arterial.
  • Y por supuesto, 1 vaso de agua antes de acostarse en las noches puede ayudar a evitar un derrame cerebral o un ataque al corazón.

Además, tomar agua en las noches antes de ir a la cama es útil para evitar calambres en las piernas y tener un sueño más plácido pues las extremidades buscan una forma de hidratación y si el cuerpo no tiene suficiente agua, entonces vienen los calambres.

Ataques cardiacos en las noches

De acuerdo al Doctor Cardiólogo Virend Somers dijo en uno de los informes de Julio de 2008 del Journal of the American College of Cardiology (Diario de la Universidad Americana de Cardiología) que la mayoría de los ataques cardiacos pasan en el día, entre las seis de la mañana hasta el mediodía. Además si ocurre un ataque en las noches cuando se está en total reposo es signo de que algo está mal.

Se cree que la apnea del sueño y los ronquidos son las principales causas. Así que si tomas una aspirina, lo mejor es que lo hagas en la noche debido a que este medicamento tiene un tiempo de efecto de 24 horas; y si la mayoría de los ataques cardiacos suceden en las mañanas el efecto de la aspirina estará en mejor nivel en el sistema circulatorio.

Si padeces de problemas en el corazón es importante mantener aspirinas junto a la cama; si se presenta un ataque, debes disolver rápidamente dos aspirinas en la boca y pasarlas con un poco de agua.

Puedes identificar cuando se presenta un ataque al corazón por los siguientes síntomas:

  • Dolor en el pecho y en el brazo izquierdo.
  • Dolor intenso en la mandíbula y en el cuello.
  • Náuseas.
  • Sudoración excesiva.

Si se presentan algunos de estos síntomas hay que estar alerta y solicitar ayuda para descartar la gravedad de la situación. Hay que resaltar que los síntomas no siempre incluyen el dolor en el pecho. Aproximadamente el 60 % de los casos de ataques cardiacos que ocurren en las noches las personas no despertaron. Pero si hay dolor en el pecho podría despertarlo del sueño profundo y si es así, llama a alguien que le ayude inmediatamente.