La fuerza para decidir alejarte solo la puedes generar de tu interior. Tienes que reconocer el daño que algo o alguien te está haciendo y que eventualmente ese daño podría ser irreparable. Tienes que reunir todo el coraje que puedas y ser esa mujer valiente que se aleja.

Sé esa mujer maravillosa lo suficientemente valiente como para decir adiós a cualquier cosa o cualquier persona que no te esté haciendo ningún bien.

Sé lo suficientemente fuerte para dejar atrás esa relación tóxica que te ahoga y no mirar atrás.

Sé esa mujer con las agallas de cortar cualquier vínculo que no te haga sentir respetada.

Sé valiente y rompe ya mismo con esa persona que no te hace sentir bien contigo misma. Tú vales tal como eres y no necesitas transformar tu esencia para que alguien más sea feliz.

Sé la mujer fuerte que se aleja sin contemplaciones de amigos y familiares que lo único que saben es quitar. Ellos ya nunca aprenderán a darte.

Sé esa mujer ruda que siempre sabrá cómo defenderse a sí misma.

Deja atrás a todo aquel que desprenda toxicidad a tu alma. Por favor, no elijas ser esa mujer que se queda y acepta mucho menos de lo que merece por miedo a estar sola y a desprenderse de su dependencia.

Aléjate de esos miembros de tu familia que en vez de darte el amor y el apoyo que deberían lo que hacen es deprimirte con palabras ácidas y juicios sin medidas. También de las amistades que das por sentado como incondicionales y no traen nada positivo a tu vida.

No seas esa mujer que perdona, olvida y da segundas, terceras y hasta más oportunidades. Sé valiente y sé esa mujer que perdona, olvida y sigue adelante con su vida.

Ocurre con frecuencia que muchas mujeres aceptan el mal trato por temor a perder a esas personas que creen son las más especiales en su vida. Se olvidan por completo de sus límites por el bien de una relación que no les deja ningún bien a ellas. No seas esa mujer, sé valiente.

Tienes que parar de pensar que estás tomando el camino correcto al permitir el mal trato porque en realidad no te estás haciendo ningún favor; por el contrario, le estás sumando a tu desdicha.

Por favor, sé la mujer que está segura de lo que merece y que no se conformará con nada menos que eso.

Sé una mujer que con mucho orgullo dice adiós amablemente a lo que la hace sentir triste. Apodérate de la valentía para avanzar hacia la felicidad y la realización personal.

Aléjate para encontrarte a ti misma de nuevo.

Aléjate para darle mucho más amor a tu vida y trabajar en ella.

Aléjate porque eres valiente y no vas a permitir que destruyan tu integridad y tu salud emocional.