Todos sabemos de casos de amigas con un ex que les piden seguir siendo amigos, o te habrá pasado a ti, después de tener una ruptura brutal o muy dolorosa. Muchos habrán estado en esa situación y la pregunta de todos es qué significa eso realmente. Pues, algunos psicólogos también tuvieron la duda y emprendieron un estudio que brinda la respuesta, y es impactante.

El estudio fue realizado por científicos de la Universidad de Oakland y en él se descubrió la relación directa entre los rasgos de una personalidad mala como la psicopatía y el narcisismo con el interés de mantener relaciones que ya llegaron a su fecha de caducidad.

Lo que se concluyó de forma resumida es que las personas que tienen más probabilidad de seguir siendo amigos de un ex son los narcisistas y los psicópatas.

Adicionalmente, el estudio determinó por qué esas personas con rasgos malos o desagradables tienen esas probabilidades de mantener amistades con sus exes a favor. Según encuestas realizadas por el equipo de investigación se encontró que las razones son prácticas, es decir que reciben algún beneficio al mantener la amistad, o sexuales.

La verdad detrás de esa amistad es que el interesado en mantener la amistad no lo hace porque le preocupe su ex; la realidad es que quiere usarla para algo a su favor y quiere continuar su juego de manipulación para seguir sacando ventaja de ella.

“Esta investigación se basa en la literatura que examina los Factores Críticos de Éxito (CSF) en los objetivos de negocios y sugiere que [las amistades posteriores a la relación] son ​​funcionalmente similares en la medida en que permiten el intercambio continuo de recursos deseables.”

Los narcisistas particularmente se aferran a las relaciones amorosas apagadas debido al odio de sentirse como si hubieran “perdido”. Sí, a un narcisista no le gusta perder, incluso en estas circunstancias se apega a su ex para no tener esa sensación de pérdida. Al mantenerla en su círculo social siente que puede mantener su posición social general y también “ganar” la ruptura de la relación.

Tanto los narcisistas como los psicópatas no pueden soportar la idea de que un ex esté con otra persona, o la idea de que su ex recupere el control completo de sus vidas sin ellos en ella. Como resultado de esas personalidades, encontramos muchas personas que encajan en las dos categorías manteniendo con vida relaciones de “amistad” con un ex como una forma más de manipulación y control.

Muchos expertos advierte sobre no ser amigo de un ex inmediatamente después de la ruptura por una buena razón: en la mayoría de casos, mantener una amistad con un ex puede generar ansiedad; y si hubo traición o engaño, será mucho más difícil de superar haciendo que la persona nunca logre desprenderse por completo. Esto puede resultar incluso en daños a la salud por el estrés y la ansiedad.

En fin: no aceptes ser amiga de tu ex. Realmente estás mejor sin él. Y si la relación terminó porque ambos ya no sentían amor, entonces las circunstancias podrían ser diferentes.

¿Qué opinas de esta analogía? ¿Eres amiga de tu reciente ex? ¿Qué tal te va con eso?