Si te ríes de estos chistes, tienes un oscuro sentido del humor y una inteligencia superior


Reírse de chistes con humor negro no te convierte en una mala persona, ah pero sí en una muy inteligente. A ver, atento al siguiente chiste:

“Cerveza mágica”, dice.

“¿Oh si? ¿Qué tiene de mágico?”

Entonces le muestra: bebe un poco de cerveza, se lanza desde el techo, vuela alrededor del edificio y, finalmente, regresa a su asiento con una sonrisa triunfante.

“¡Increíble!” Dice el hombre. “¡Déjame probar un poco de eso!” El hombre agarra la cerveza, se la bebe, salta del techo y cae 15 pisos al suelo.

El barman sacude la cabeza. “Sabes, eres un verdadero imbécil cuando estás borracho, Superman”.

Ignorando el hecho de sí el pobre hombre sobrevivió o no a su caída de 15 pisos de altura, la verdadera pregunta es, ¿encontraste gracioso el chiste? ¿Te pareció un poco enfermo? ¿O tal vez un poco de ambos?

De acuerdo con estudio publicado en la revista Cognitive Processing, tu reacción con este tipo de chistes de humor negro podría ser un indicador de tu inteligencia. El equipo de psicólogos que trabajó en este estudio concluyó que las personas que aprecian el humor negro ―para quienes no lo comprenden aún, el humor negro trata temas como la muerte, las enfermedades, deformidades, discapacidades o la guerra con diversión, convirtiéndolos en chistes amargos y presentando situaciones que son trágicas, angustiosas o morbosas con humor―, pueden tener un coeficiente intelectual más alto.

Estas personas también muestran niveles de agresión bajos y se resisten a los sentimientos negativos de forma más efectiva que las personas que rechazan este tipo de chistes.

Para probar la relación entre el intelecto y el sentido del humor, los investigadores hicieron que 156 personas, hombres y mujeres, leyeran 12 caricaturas algo sombrías de “El libro negro” del dibujante alemán Uli Stein. Una de esas caricaturas parafraseaba una broma clásica en la que un funerario se adentra en lo profundo de un cadáver mientras la enfermera reflexiona: “La autopsia está terminada; solo está buscando su reloj de pulsera”.

Los participantes debían indicar si comprendían cada broma y si les parecía divertido; después se les hizo pruebas básicas de coeficiente intelectual, y respondieron cuestionarios sobre su estado de ánimo, tendencias agresivas y antecedentes educativos.

Los resultados fueron ampliamente consistentes y definitivos, todos aquellos que entendieron y encontraron graciosos los chistes con humor negro mostraron un coeficiente intelectual más alto y tendencias menos agresivas. Y aquellos a quienes no les gustó el humor negro mostraron niveles más altos de agresión y los peores estados de ánimo del grupo.

Si no puedes recibir la negatividad con optimismo divertido, por supuesto te sentirás peor. Pero ¿por qué se cree que son más inteligentes? De acuerdo a los investigadores, procesar las bromas con humor negro requiere mayor agilidad mental para analizar varias etapas de significado mientras se crea un distanciamiento emocional del contenido en sí viéndolo más divertido que hostil.

Esta maniobra emocional es lo que diferencia a los chistes regulares de los de humor negro. Tina Fey, actriz y comediante estadounidense explica muy bien la diferencia: “Si quieres hacer reír a un público, viste a un hombre como una anciana y la empujas a bajar las escaleras. Si quieres hacer reír a los escritores de comedias, empujas a una anciana real por las escaleras”. Cualquier broma que se base en el juego de palabras pondrá a trabajar tu cerebro; las bromas de humor negro requieren un poco más de control emocional para reírse.

¿Qué opinión tienes tú sobre el humor negro? Considera los siguientes chistes para ejercitar tu capacidad de procesarlos y contarnos qué tal te va con ellos:

#1

“Lo siento” y “Me disculpo” significan lo mismo. Excepto en un funeral”. —Demetri Martin

#2

P: ¿Qué tiene cuatro piernas y un brazo?

R: Un pit bull feliz.

#3

“Los gatos tienen nueve vidas. Los hace ideales para la experimentación”. —Jimmy Carr

#4

P: ¿Por qué los caníbales no comen payasos?

R: Porque saben graciosos.

#5

“Tengo un chaleco. Si me cortaran los brazos, sería una chaqueta”. —Mitch Hedberg

#6

P: ¿Qué dijo la rana Kermit en el funeral de Jim Henson?

R: Nada.

#7

“Si al principio no tienes éxito, entonces el paracaidismo definitivamente no es para ti”. —Steven Wright.