Hoy en día el planeta está en peligro. Y es una realidad que muchos se niegan a enfrentar. Ignoramos el hecho de que la Tierra que habitamos cada día está más contaminada, más mutilada y más deteriorada. Si no nos unimos ahora para tomar medidas y recuperar su bienestar, todos estaremos sufriendo las terribles consecuencias. Lo peor es que los primeros dañados son los más inocentes, el reino animal, mientras que nosotros, los humanos, somos los únicos culpables.

Intentar recuperar todo lo que se ha dañado en las últimas décadas no será nada fácil, pero no es imposible si iniciamos y nos unimos en esa lucha.

Tailandia ha puesto un excelente ejemplo de lo que pudiéramos estar haciendo todos. Encontró una forma efectiva para combatir la deforestación. Y comparándolo con otros métodos, este es sencillo, muy eficaz y rápido de poner en marcha. Son ya varios meses que este país asiático hace uso de aviones militares para bombardear sus bosques. Pero no para destruirlos. El bombardeo es de semillas de árboles. El objetivo es intentar recuperar las zonas deforestadas.

Se trata de un proyecto piloto iniciado por el gobierno de Tailandia y se seguirá implantando por los próximos 5 años. En todo ese tiempo, expertos estarán estudiando y controlando los bombardeos y su efectividad desde el aire. Con este proyecto se estima que para inicios del 2020 ya se empiecen a ver resultados positivos en los bosques.

En el siguiente vídeo puedes ver cómo funcionará esta estrategia:

<iframe width=”763″ height=”429″ src=”https://www.youtube.com/embed/aForyreNuYU” frameborder=”0″ allow=”accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture” allowfullscreen></iframe>

El primer bombardeo de semillas que se realizó con éxito fue en la región de Phitsanulok. La zona fue sobrevolada por varios aviones para poder abarcar 800 hectáreas de bosque. Lo que dejan caer al suelo son “bombas de semillas” que son preparadas para que al caer tengan la posibilidad de convertirse en árboles gigantes.

El autor de esta idea es un japonés llamado Fukoka; la técnica se ha estado perfeccionando con el paso de los años y hoy finalmente está mostrando resultados. La idea es devolver a la naturaleza todo lo que se le ha quitado desde que la ambición puede más con la humanidad que la conciencia. Con esta estrategia de reforestación se espera plantar hasta 1 millón de árboles al día.

Las bombas de semillas están preparadas con semillas de plantas locales, se ponen dentro de una mezcla de arcilla, tierra y compost para que no haya la necesidad de tratamiento del terreno para que las semillas puedan prosperar. Es una idea magnífica y muchos países que también sufren de gran deforestación deberían ponerla en marcha en sus territorios.

Hay muchas más formas de fomentar la eliminación total de la deforestación y fomentar la rehabilitación de las tierras. Por ejemplo, Noruega ha sido el primer país del mundo en prohibir la deforestación.

La iniciativa se anunció hace varios años y se planificó con la meta de proteger los bosques noruegos. Pero no se queda allí, ahora es una iniciativa que también se aplicará en otros países del mundo.

¿Qué opinas de estas estrategias?