Los tests de personalidad te ayudan a identificar partes de ti que no entendías o no conocías. Y es que la mayoría de ellos se basan en la toma decisiones sobre situaciones normales que explican mucho sobre nosotros mismos. Con ellos puedes descubrir cómo eres realmente y mejorar ciertos aspectos de ti mismo. Los tests de personalidad son usados por grandes empresas para estudiar a su personal y ver si son aptos para ciertos puestos de trabajo.

Algunos pueden revelar aspectos totalmente desconocidos y secretos oscuros de su propia personalidad.

En esta ocasión te traemos un test que busca revelar tu verdadera naturaleza. La personalidad determina mucho la forma en que vemos las cosas; es por ello que simplemente del hecho de cómo interpretes una imagen, se puede descubrir los aspectos más profundos de tu ser.

Este pequeño test es muy sencillo, consiste en observar con atención la siguiente imagen y mentalizar cuántos caballos ves en total o si solo ves uno. De acuerdo con el número de caballos que obtengas te contaremos esos aspectos de tu personalidad que quieres saber.

Mírala bien, tómate tu tiempo. ¿Ya sabes cuántos hay? No te preocupes por contar a detalle, el test se trata de contar rápidamente de acuerdo con lo que tu mente pueda percibir.

No hay una respuesta correcta, todo se trata de la percepción de cada uno. Solo intenta responder con honestidad y seguir tu intuición al ver la imagen. Ahora sí, ¿ya sabes cuántos caballos viste?

Un caballo

Si solo viste un caballo en la imagen entonces eres del tipo de persona que lo engloba todo. Que ve desde un punto de vista general. Quizá tomaste la decisión de forma rápida sin detenerte en los detalles. Sucede que tu creencia es que cada cosa, cada detalle, forma parte de un todo. Así es como haces que todo y todos funcionen bien en conjunto.

Eres alguien capaz de visualizar de antemano los resultados de un proyecto. Incluso, antes de iniciarlo. Es por ello que eres propenso al éxito y consigues llegar tan lejos como lo desees. Disfrutas del trabajo en equipo y consideras las opiniones que los demás tienen para darte porque sabes que pueden ayudar a que mejores y crezcas.

Eres muy seguro de ti mismo, pero eso no te hace inclinarte a ser egocéntrico. Tienes claro de que ver las cosas más claras que los demás, no te convierte en alguien imprescindible en ningún lugar. Sabes que la humildad marca una gran diferencia y tienes buenas corazonadas.

Entre 5 y 10 caballos

Si lograste ver entre 5 y 10 caballos, pero no más de eso, entonces eres una persona que toma las cosas muy en serio. En cada situación de tu vida tratas de dar lo mejor de ti. Destacas por ser perfeccionista, eres responsable con tus deberes. Así que esa entereza te ayuda a lograr tus metas, todo lo que te propones lo ejecutas. A veces, hasta puedes ser despiadado y desorganizado, y eso no concuerda con el perfeccionismo. Recuérdalo.

Te gusta anticiparte a las circunstancias. Siempre cumples con todo antes de la fecha prevista porque te gusta cumplir y que todo siga su curso correctamente. Eres una persona muy activa, guardas energías que muy pocos tienen. Te complace ir y venir de un lado a otro, en especial si sabes que eso te hará lograr tus objetivos.

Eres seguro de ti mismo aunque a veces das por hecho ciertas cosas sin conocer la verdad. Aunque no dejas que esto te perjudique porque tienes energía de sobra para volver a empezar.

11 caballos o más

Si alcanzaste a ver 11 o más caballos en la imagen, déjame decirte que eres una persona muy observadora y detallista. Seguro eres capaz de percibir cosas que los demás no ven. Cuando haces tu trabajo lo haces de forma dedicada y minuciosa, sin dejar escapar ninguna tarea. Mucho más, si sabes que el trabajo realizado te dará reconocimiento.

Mayormente obtienes resultados muy favorables por lo excelente que eres en lo que haces. Solo recuerda que el tiempo vale mucho y si inviertes mucho tiempo en cada cosa que haces para estar seguro de que todo vaya bien, entonces pierdes tiempo valioso para otras actividades. Además, puede hacer que te atrases en las tareas que más importan.

Te resulta ideal trabajar las cosas de forma metódica. Es decir, regirte a un procedimiento ya establecido por ti mismo. No te conformas con la frase absurda y vacía de “porque sí”, no, tú vas mucho más allá. Tu insistencia hacia la perfección te vuelve un tanto inseguro ya que siempre estás dudando de los resultados de tu trabajo.

Aprende a relajarte y abordar tus metas con más calma. Cuando las cosas fluyen de forma natural, el resultado es de mayor excelencia. Pero no puedes pensar que debes ser el mejor en todo porque puedes llegar a la frustración.

¿Cómo te ha ido a ti? ¿Cuántos caballos viste en la imagen?