La mujer que es amada de la manera más acertada se renueva y deja que brote la mejor versión de sí misma. El verdadero amor, el genuino y saludable, derrumba las paredes de protección que ella misma ha construido. Permite que lo mejor de ella salga a la luz sin avergonzarse, sin miedo y disfrutando de lo maravillosa que es. Se permite brillar lo más posible y se siente capaz de luchar por lo que desea mientras muestra su verdadero yo.

Una mujer valora a un hombre que le demuestra que puede confiar en él, aprecia que tenga esfuerzos en luchar por ella. Cuando esta mujer siente que un hombre le está dando y entregando todo lo que necesita, no le importa ser la que dé mucho más en la relación. Lo da todo por quien se atreve a darlo todo por ella.

La mujer que es amada de la forma correcta, se hace más fuerte. Fortalece todos sus puntos débiles reconociéndolos y usándolos a su favor.

Ella puede ser fuerte por sí misma, no necesita de la validación de otras personas para sentirse bien, pero el sentimiento de amor aumenta esa fortaleza en ella. Puede conquistar el mundo por sí sola, y aunque la embarga esa independencia, tener a alguien confiable en quien apoyarse la hace sentir aliviada. Saber que tiene un soporte para cuando la tormenta llega a su vida hace mucho bien.

Esta mujer hace las cosas diferentes, si ella se siente ofendida o alguien le falta el respeto no se va a quedar callada. Ella va a alzar su voz y hacer que la respeten. Y por supuesto, no habrá diferencia con su pareja; cuando algo le moleste  lo dirá, sabe que no es perfecta, pero está muy segura de que la comunicación es vital para mantener la relación sana. Cuando se siente amada realmente, ella se siente libre de contar todo de sí misma y desnudar su alma.

Antes le daba miedo hablar, o dar demasiada información que la pudiera perjudicar a futuro. Pero que alguien le de ese amor real y honesto la motiva a no temer, a no tener miedo de comunicarse y mostrarse tal como es.

Y es que la mujer que es amada genuinamente se siente inspirada a la grandeza.

Ella tuvo relaciones tóxicas y dañinas que le quitaron mucho y la hicieron cerrarse, la hicieron dudar hasta de sí misma. Agotaron su energía y la drenaron emocionalmente, por esa razón se protegen de volver a ser lastimadas; no quieren volver a caer en relaciones absorbentes y dañinas y crean muros muy altos. Ya antes le intentaron cortar las alas para que no pudiera volar, la hicieron sentir disminuida y que no era suficiente. De modo que cuando alguien la ama de manera profunda, real, honesta y saludable, ella es capaz de alcanzar todo su potencial.

No se sentirá forzada ni frenada. Estará en una relación pero de igual forma será libre, libre de pensar, de soñar, de actuar, de hacer. Todo fluirá de forma maravillosa, y se sabe que es amada de verdad porque tendrá un brillo sin igual en sus ojos y en su piel. Su felicidad será genuina.