Una mujer exigente puede ser la novia perfecta


Muchas personas tienden a etiquetar a las chicas que no les agrada mezclarse con otras personas como antisociales, y eso en un error. Esta chica que prefiere mantenerse alejada de la multitud es probable que le encante la lectura, que entienda fácilmente sobre temas muy complejos y seguro está en sintonía con sus emociones y sin ningún inconveniente para expresarse.

Lo que la gente no entiende es que ellas no son antisociales, simplemente son selectivas socialmente. Estas chicas son maravillosas y siempre tienen algo interesante qué decir. Y ella puede ser la novia perfecta por muchas razones.

Debes conocer la diferencia. Ella puede ser odiosa y apática hacia las personas pero es una luchadora; no busca aprovecharse en una relación, sino que anhela que las cosas funcionen. Ella puede llegar a sentir odio porque desea amar más no porque sea negativa. Todas las personas tienen un lado oscuro y el de ella es muy interesante.

Con ella no funciona la manipulación; ella sabe muy bien a qué huelen las mentiras y el engaño y no dudará en mandarte a volar si lo percibe. Esta mujer tiene un estándar muy alto de sí misma como para dejarse caer por cualquier patán.

Ella no tiene ningún problema. El hecho de que no le guste estar cerca de las personas no la convierte en un monstruo. Simplemente no es falsa, sus emociones están resguardadas por lo que la emoción que fácilmente deja salir es lo opuesto al afecto. Es capaz de preocuparse por alguien sin ser demasiado blanda ni entusiasta. Entonces, para ella, estar enamorada es más grande y especial que cualquier cosa.

Quizá exista una razón por la que odia a todos o quizá no; y si la tiene solo piensa en que eso ha sido algo duro que le pasó y que justifica su hostilidad. No trates de entenderla solo déjala ser y ámala porque si ella te ama te lo demostrará siempre.

Aunque tenga la fachada de “hostil” frente a las personas no la convierte en una reina del drama. Ella no pierde su tiempo enrollándose con los problemas, no tolera nada que parezca siquiera un poco perjudicial y si algo no merece la pena su preocupación, entonces se aleja e invierte su tiempo en algo mucho más productivo.

Es exigente. No se toma tan a la ligera cuando llega alguien en su vida a quien amar. Ella elige sabiamente y el hecho de que haya logrado mezclarse entre tantas personas para aterrizar a tu lado muestra su valor. Cuando quieras decir algo no lo arruines.

¡Ten cuidado! No escojas pelear sin sentido con ella o crear un problema de la nada porque ella está muy bien informada sobre esos juegos y es precisamente lo que odia de las personas; así que no puedes darle razones para verte como uno más del montón.

El motivo por el que puede odiar a las personas es que parecen una especie de broma, aquellas que van por la vida sin un sentido, sin ninguna pasión. Ahora bien ella puede enamorarse de alguien que la nivela, que comparte su ímpetu por los logros. No es que vaya a odiar a todas las personas, ella valora mucho a quienes tienen un punto de vista parecido al de ella.

Ella ve un gran potencial en el mundo y odia a las personas que cree que no están sacando ventaja de ese potencial. La vuelve loca ver a la gente desperdiciar su vida y eso le provoca rencor hacia ellas.

Si tiene expectativas bajas respecto a alguien, la perspectiva de satisfacción es mucho mayor al conocerla y estar complacida de quién es. Por lo que se desenvuelve muy bien en el amor y las relaciones, empieza con una expectativa mínima y la complace enormemente la realidad si cumples con lo que ella necesita y le hace bien.

Probablemente, ha sido atacada en el pasado y eso haya incentivado su odio a las personas; ella ahora no se intimida ni teme a nadie, su odio es su fuerza para resistir cualquier adversidad.

Ella lleva un fuego dentro pero ese fuego no está dirigido al odio. Ese fuego lo que hace es alimentar su pasión y cuando se enamora, esa pasión es explosiva, en el buen sentido. Podrá sentir rechazo por muchas personas pero a quien ama, lo ama profundamente.

Su mente sospecha de las personas. Debido a las situaciones y experiencias que ha vivido tiene ahora razones válidas para no confiar absolutamente nada en la gente. Pero eso no es malo, desconfiar de las personas y mantenerse al margen es una ventaja emocional porque está alerta, se protege.

Ella no se centra en realidad en odiar a las personas sino en ser cuidadosa y evitar situaciones desagradables. Es por ello que cuando esta chica tan cuidadosa decide entregar su corazón lo hace a lo grande y no habrá nadie mejor en quien confiar y sentir seguridad. Eso la hace la novia perfecta.