La forma en que la sociedad y las costumbres han influido a los hombres lleva a muchos de ellos a limitarse a elegir para su vida mujeres que no puedan superarlos profesionalmente, que no sepan más de la vida que ellos y que se vuelvan dependientes. Ese tipo de hombre no podría controlar a una mujer inteligente y por tal motivo prefiere no intentarlo.

Por supuesto, sí que hay hombres inteligentes que entienden el valor de una compañía femenina fuerte, esa mujer independiente, ágil y muy astuta que. Esa mujer capaz de costearse el mundo ella solita y trabajar duro por todas sus metas. Una mujer muy segura de sí misma, de su valor, de lo que merece y que no acepta menos que eso. Y que jamás va aceptar estar con un hombre tramposo e interesado.

A una mujer inteligente no la conquista cualquiera y para un hombre mediocre es prácticamente imposible lograrlo. Sin embargo, muchos prefieren decir que ni siquiera les llama la atención ese tipo de mujer solo porque saben que alguien así jamás los aceptaría.

Hay mujeres que no le temen a ningún reto, los desafíos las motivan a ser más y mejor. Ellas no se asustan con nada, con la soledad mucho menos. Una mujer inteligente valora muchísimo el significado de estar sola invirtiendo su tiempo y energía en sí misma en vez de estar al lado de un hombre mediocre que solo la puede hacer infeliz y le hace pasar malos ratos. Ella sabe muy bien cuál es su camino hacia el éxito y la felicidad.

Cada vez son más las mujeres inteligentes que abrazan su feminidad, entienden que un hombre no es la base de su vida. Sí, cada vez son más, así que poco a poco a medida que la mujer toma la batuta de su vida sin temor, sin miedo a nada ni a nadie para luchar por lo que desea y jamás conformarse, los hombres mediocres también ser irán extinguiendo.

Pero no te confundas con estas frases, una mujer inteligente también está abierta al amor, pero al honesto, al real, al verdadero. Ellas no temen al amor, solo que no se arriesgan a desperdiciar su tiempo con esos hombres mediocres que se pueden hasta intimidar con sus personalidades fuertes. Ellas quieren sentirse amadas pero con la conciencia plena de que lo que reciben es sincero. Además, ellas ofrecen a cambio el mismo amor entregado, el cariño y la motivación.

Las mujeres fuertes e inteligentes son coherentes con lo que piensan, lo que dicen y lo que hacen, no solo fingen ser fuertes y se permiten caer en engaños de otros. Ellas dan lo mejor de sí solo a quien realmente vale la pena. No es que sea prepotente, no lo es, tampoco tiene aires de superioridad, ella lo que tiene, y mucho, es amor propio. Ella es consciente que es capaz de dar en la misma medida que recibe.

Los hombres mediocres no quieren en su vida a una mujer inteligente porque no quieren sentirse disminuidos, aunque es su arrogancia lo que los hace sentir así. Por lo que una mujer fuerte no pierde su tiempo con hombres de bajas expectativas, esos que solo quieren a una mujer que no discuta ni les lleven la contraria, esos que buscan a alguien que siempre esté para cuando la necesiten pero que no les complique la vida.

Por todo eso, mujeres, pueden decir con orgullo que un hombre mediocre jamás se fijará en una mujer inteligente como ustedes, que sobresale, que tiene habilidades, que es grandiosa y astuta. Así que podrías pensar que eso no está tan mal.